6 de abril de 2007

El pájaro y el hombre, o el pájaro o el hombre… o algo así


En ocasión de una de sus habituales caminatas matutinas, el viejo Tang Chiun al contemplar el fallido intento de vuelo de un ave, le dijo a su joven discípulo Poroto:

- Ya lo ves, hasta la naturaleza tiene sus hijos pródigos y sus menos dotados.
- ¿Lo dice por aquel pájaro que parece volar sin nunca haber aprendido a hacerlo?
- No, lo decía por decir… y no me mires más con esa cara… A propósito, ¿quién eres que me sigues a donde mis pies se dirigen?
- Maestro, soy yo, Poroto, su protegido…
- ¡Los porotos únicamente en el guiso, hijo del demonio!


Y en ese momento el maestro, dando un giro inesperado a la situación, salió corriendo en dirección opuesta a discípulo y nunca más se supo de él. Algunos creen que se transformó en un ave de vuelo irregular, otros creemos que simplemente se extravió sin saber
cómo volver al templo. Poroto hoy es el vicepresidente de una importante multinacional.