4 de febrero de 2011

Inseguridad

Me robaron la voz mientras caminaba por la calle. Y lo que más me jode es que el ladrón la anda usando para encantar señoritas que yo jamás podría encantar.

No hay comentarios: